Recetas

Estando en el lugar en el que nos encontramos, la cerveza va a ser, por supuesto, la protagonista de esta sección. Pero aquí vamos a tratarla, vamos a reducirla, vamos a salpimentarla … de todo, menos bebérnosla directamente. Así que nos olvidaremos de los “maridajes” y hablaremos de “elaboraciones”. No “beberemos” y sí “regaremos” (bueno, siempre hay alguna receta que deja la botella a medias…).

Se trata de que la cerveza enriquezca cualquier tipo de alimento para que, al salir a la mesa, tenga ese sello característico con un puntito de amargor, algo de dulzor o simplemente la jugosidad de un líquido que, además de calmar la sed, también sirve para aliviar el hambre (ya decían los antiguos que había poca diferencia entre el pan y la cerveza).

También ésta es una sección destinada a los que pertenecemos a esa generación en la que pasábamos muy poco por la cocina y, cuando hemos crecido, nos hemos dado cuenta de que la verdura no venía cocinada del huerto, la pasta no estaba “al dente” en el paquete, o el arroz no cogía el gusto a marisco en la albufera. ¿Por qué va dirigida, sobre todo, a esta generación? Porque no queremos innovar, no pretendemos crear. Nuestra intención es, simplemente, comer bien a partir de una buena cerveza. Por esta razón, ésa va a ser nuestra forma de trabajo. Cogeremos las recetas más sencillas y las haremos a nuestra manera. Os contaremos cómo nos ha ido y las dificultades que nos hemos encontrado. Os trasladaremos, incluso, cómo adquirir determinados ingredientes. Así que, si encontráis alguna receta que os llame la atención… ya sabéis, nos la mandáis y ya os contaremos…