La cerveza y sus ingredientes

La Ley de pureza de 1516, decretada en Alemania por el Príncipe Guillermo IV, era clara hablando de los ingredientes de la cerveza. Éstos deben ser el agua, la malta (cebada) y el lúpulo. Si el líquido resultante no tenía estos ingredientes, y solo éstos, no era puro y no podía llevar el nombre de cerveza.

Una ley con más de 500 años debe respetarse, y así de claro lo tienen en Alemania donde, con la excepción del trigo, no se permite ningún otro ingrediente si se quiere etiquetar la bebida con el nombre de cerveza.

También es cierto que la levadura es fundamental en la elaboración de la mayoría de las cervezas. Lo era por aquel entonces aunque se cuidaba menos porque, en la mayoría de los casos, no era una levadura artificial o trabajada. La fermentación en la actualidad se aprovecha, incluso, para enfatizar los sabores aportados por la malta y el lúpulo.

Sin la intención de hacer un estudio a fondo de cada uno de estos ingredientes os contamos, a continuación, algunas de las cosas que hay que tener en cuenta del agua, la cebada, el lúpulo y la levadura.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close