Champiñones con gulas a la cerveza

0
459
Recetas. Champiñones cerveza lager gulas

Los champiñones siempre han sido un aperitivo sabroso y agradable para comenzar cualquier comida. Como suele pasar con los champiñones y las gulas, juntos o separados, tendremos la duda de si ponerle picante o no… y, en caso afirmativo, si éste tiene que ser intenso o basta, tan sólo, con un toquecito que le dé alegría al plato. Cada cual hará lo que prefiera aunque, con esto del picante, siempre es mejor no pasarse por si viene visita…

Esta receta es muy versátil con lo cual acepta casi cualquier tipo de cerveza. La Lager nos dará un plato más tradicional. Con una de trigo será más sabroso. Si ponemos una IPA notaremos el amargor y con una Doble Malta o una de Abadía lograremos un sabor más intenso.

Dificultad: Fácil

Tiempo: 45-60 minutos

Comensales: 4

Ingredientes

  • 500 gramos de champiñones
  • 250 gramos de gulas
  • 1 botellín/lata de cerveza rubia
  • 4 dientes de ajo
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra

OPCIONAL

  • Guindilla

Desarrollo de la receta

Limpiamos bien los champiñones y quitamos la parte seca y terrosa del pie. El resto del tallo lo cortamos y podemos reservarlo para alguna salsa o revuelto. También podemos incluirlo en la receta aunque puede quedar mejor presentado sólo con la parte del sombrero. Será bueno que los champiñones no sean muy grandes porque vamos a echarlos enteros (la parte del sombrero).

Pelamos, también, los ajos y los picamos. La guindilla tiene su capítulo especial. Podemos limpiarla y quitarle las pepitas y luego picarla. Si queremos sólo un pequeño toque del picante, podemos dejarla entera para luego poder retirarla.

Ponemos al fuego una sartén amplia con un poco de aceite de oliva. Subimos a fuego fuerte y, una vez caliente el aceite, echamos los champiñones y salpimentamos al gusto. Los tenemos dos minutos con el fuego fuerte y echamos la cerveza. Cuando va cogiendo temperatura bajamos el fuego y dejamos que cueza con la sartén medio tapada para favorecer la reducción de la cerveza.

Cuando vemos que va reduciendo el alcohol echamos los ajos ya picados y la guindilla que habíamos preparado previamente. Subimos el fuego para que los ajos se doren e incorporamos las gulas. Con los ajos dorados retiramos del fuego.

Como ya hemos dicho antes podemos servirlo como entrante en cazuelas individuales lo que le dará un aire sobrio al aperitivo. También puede ser una buena opción servirlo como guarnición en un plato de pescado.