Carrilleras de cerdo a la cerveza

0
1467
Carrilleras de cerdo ibérico a la cerveza. Receta

Las Carrilleras de cerdo asadas a la cerveza que hice el mes pasado fueron sólo el comienzo. Ya advertí que tenía ganas de cocinarlas de todas las formas posibles así que hoy toca carrilleras de cerdo ibérico a la cerveza. Las de ternera también las investigaré más adelante.

Si buenas son las recetas de una madre, y más en mi caso, las de los amigos tampoco suelen estar mal. Después de dar vueltas por la red y ver multitud de formas de cocinar las carrilleras opté por la llamada al amigo. Éste es de fiar, siempre que no se ponga a innovar más de la cuenta… El resultado ha sido bueno. Espectacular. Seguro que gusta.

Dificultad: Fácil
Tiempo: 1 hora y 15 minutos
Comensales: 3-4

Ingredientes

  • 6-8 carrilleras de cerdo (según tamaño 1-2 por persona)
  • 250-330 ml. de cerveza tostada
  • Dos zanahorias
  • Una cebolla
  • Un puerro
  • Medio pimiento verde
  • Medio pimiento rojo
  • Dos dientes de ajo
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Media cucharada de postre de pimentón picante (o dulce, según gustos)
  • Aceite de oliva virgen extra

Desarrollo de la receta

Lo primero, como siempre, es terminar de limpiar las carrilleras. Sobre todo las telillas que quedan alrededor. Una vez limpias y salpimentadas las pasamos un poco por harina (también pueden hacerse sin harina pero a mí me gusta hacerlo así para la salsa). En una olla con un poco de aceite bien caliente las “sellamos” o “marcamos” y las sacamos para reservarlas.

Bajamos un poco el fuego y en el mismo aceite (si es necesario se le añade un poco más) rehogamos las verduras previamente picadas. Las verduras no hace falta hacerlas en trozos demasiado pequeños porque luego las vamos a pasar por la batidora. Cuando estén rehogadas, añadimos la media cucharada de pimentón (ya digo que puede ser picante o no) y una pizca de sal.

Movemos un poco e incorporamos de nuevo las carrilleras. Por supuesto, añadimos todo el líquido que hayan soltado durante este rato. Rehogamos tres o cuatro minutos las carrilleras con las verduras y echamos la cerveza. Completamos con un poco de agua hasta cubrir las carrilleras (puede añadirse caldo en vez de agua). Cerramos la olla y ponemos a cocer. Yo las he hecho con olla rápida así que con unos 35-40 minutos ha sido suficiente.

Abrimos la olla y comprobamos que las carrilleras ya están tiernas. Las sacamos. Trituramos las verduras con la batidora y volvemos a meter las carrilleras. Ahora dejamos que vuelva a cocer un poco a fuego medio con la olla destapada.

Comprobamos la sal y… dejamos que enfríe para comerlas al día siguiente.

Apunte del “cocinillas”

Empiezo por el final que es lo que más molesta. Eso de cocinarlo y tener que esperar… Si lo comemos al día siguiente, la salsa asienta y la carne coge más el sabor. Yo no solía hacerlo así pero es cierto que el plato queda más compacto y las carne muy tierna.

Hablando de la salsa. A mí me ha quedado un poco líquida pero no hay problema. Viendo que las carrilleras estaban ya bien hechas, las he sacado y he puesto a hervir la salsa con el fuego a tope. Después de un rato, ya se ha notado que ha evaporado bien y al enfriarse más todavía. Durante la receta he hablado de completar con agua. Hay quien utiliza caldo de carne (o cualquier otro tipo de caldo) pero yo creo que no me hace falta meter más sabores.

En la elaboración he utilizado una cerveza tostada. Ha quedado muy bien pero esta carne admite casi cualquier tipo de cerveza. De hecho la recomendación de mi amigo era meterle una de Abadía, más densa y que le transmitiera más sabor. Le he dicho que ésa me la tomaba mientras cocinaba. Los dos nos hemos quedado tranquilos y ya digo que el resultado ha sido muy bueno.

El camino por el maravilloso mundo de las carrilleras sigue su curso. Me esperan las de ternera aunque estoy viendo que es más complicado encontrarlas. Ya lo haré y contaré si salen tan buenas como éstas.