Pavo a la cerveza

0
502
Receta de pavo y cerveza

El pavo, otra de las carnes que van bien con casi todo y la cerveza no es la excepción. Unos lo llaman pechuga, otros solomillo… el caso es que la carne más magra del pavo siempre resulta perfecta para hacer un buen estofado. He visto recetas con todo tipo de verduras. Las he visto con patatas y también con champiñones. Además de la cerveza, también incluían caldo de pollo o carne… Pero me he quedado con la más sencilla, ¿por qué? Porque es la que hace mi madre.

Dificultad: Fácil
Tiempo: 15 minutos de elaboración. 45 minutos de cocción
Comensales: 4

Ingredientes

  • 600-700 gramos de pechuga de pavo (Media pechuga)
  • 330 ml. de cerveza rubia
  • Una cebolla grande
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra

Desarrollo de la receta

Una vez más comenzamos el plato en el mercado. Concretamente en la carnicería. ¿Podríamos cortar en tacos la pechuga del pavo? Sí. ¿Le cuesta menos al carnicero? También. Así que, como tenemos claro lo que vamos a cocinar, nos llevamos a casa media pechuga de pavo cortada en tacos.

Por un lado, cortamos la cebolla en trozos no muy pequeños y, en una sartén, la pochamos a fuego medio-alto. Echamos un poco de sal para que suelte el agua y, sin dejar que se dore demasiado, quitamos del fuego.

Mientras se pocha la cebolla, salpimentamos los tacos de pavo y los pasamos por un poco de harina (ayuda a la hora de sellar la carne y luego nos viene bien para que coja cuerpo la salsa). En una cazuela echamos un poco de aceite y pasamos los tacos del pavo para que sellen.

Una vez sellados, incorporamos, a la cazuela del pavo, la cebolla que estaba pochando en la sartén. Removemos un poco y, enseguida, echamos la cerveza que estará a temperatura ambiente. Cubrimos la comida con la cerveza y llevamos a ebullición. Sin dejar pasar mucho tiempo (dos o tres minutos) bajamos y dejamos a fuego medio durante otros 40 minutos para que vaya reduciendo la cerveza. Si comprobamos que el pavo va quedando seco, podemos echar un poco más de cerveza para acabar la cocción.

El resultado es un plato muy sencillo de cocinar y muy sabroso. Se puede servir con un poco de arroz blanco o unas patatas fritas.

Apunte del “cocinillas”

A mí me gusta lo de “masticar” los trozos de la verdura, en este caso sólo la cebolla, que han dado sabor a la salsa. Hay quien prefiere no hacerlo o que piensan que los niños van a comer peor el plato si no se trituran los trozos. Si sois de ese grupo, podéis separar la salsa y pasarla por la batidora. Quedará más espesa pero igual de sabrosa.

He utilizado una sartén para pochar la cebolla aparte. Aunque puede parecer más trabajo a la hora de limpiar, a mí me sirve para tener las cosas más claras y no tener que estar pendiente de sacar el pavo a otro recipiente (que también habrá que fregar luego) mientras preparas la cebolla.

Como he dicho al principio hay quien añade algún caldo de carne para darle más sabor al plato. A mí me parece que la cerveza, la cebolla y la pimienta dan suficiente sabor al guiso.