Waterloo Strong Dark

0
1035

País/OrigenBélgica
TipoBelgian Dark Strong Ale
ColorMarrón oscuro
EspumaBeige / Espesa / Densa
AromaCaramelo
Graduación8,5%
Temperatura6-8º
Vaso adecuadoCopa Cáliz
FormatoBotella 33 cl
MaridajeCordero / Roast Beef
FabricanteWaterloo
Página Webwww.waterloo-beer.com

Historia / Curiosidades

En 1971, la Brasserie Du Marché cerró sus puertas y dejó de fabricar cervezas en sus instalaciones. Muchos años después, en 2005, Adrien Descleés decide resucitar la cerveza Waterloo. En 2013, Desclée conoce a John Martin, conocido por elaborar cervezas tan famosas como Guiness, Timmermans o Gordon y deciden asociarse para intentar recuperar la cerveza Waterloo. Un año después, en 2014, el grupo John Martin adquiere la granja de Mont-Saint-Jean e instala una microcervecería. Fue aquí, donde el Duque de Wellington instaló un hospital militar para las tropas inglesas durante la batalla de Waterloo. En 2015, se celebró el bicentenario de la batalla. Así, la cerveza Waterloo se elabora con dedicación en la granja de Mont-Saint-Jean. La notoriedad de este enclave histórico a caballo entre Waterloo, Plancenoir y Braine-l’Alleud se debe a los combates que tuvieron lugar el 18 de junio de 1815.

Situada a veinte kilómetros de Bruselas, la ciudad de Waterloo es conocida en todo el mundo por haber sido el escenario de uno de los enfrentamientos más famosos de Napoleón: la batalla de Waterloo.

Esta legendaria contienda tuvo lugar el 18 de junio de 1815 y terminó con la victoria decisiva de dos ejércitos: el de los aliados, comandado por el Duque de Wellington (y compuesto por británicos, alemanos y neerlandeses) y el de los prusianos; ambos se enfrentaron al ejército francés dirigido por el emperador Napoleón I.

Los combates no tuvieron lugar exactamente en Waterloo sino un poco más al sur, en lo que ahora son los municipios de Lasne, Braine-l’Alleud y Genappe. En Francia la batalla recibió el nombre de “batalla de Mont-Saint-Jean” por ser éste el lugar donde todo comenzó.

Esta batalla fue la última en la que tomó parte Napoleón, que recuperó el control de Francia durante el periodo conocido como los Cien Días. Pese a su deseo de continuar la lucha con fuerzas nuevas y reconstituídas, se vio obligado a abdicar cuatro días después de su vuelta a París por falta de apoyo político.

La batalla de Waterloo se considera un importante hecho histórico que puso punto y final a la conquista napoleónica y restableció las fronteras de lo que más tarde se llamaría Europa.

Hoy en día, el campo de batalla de Waterloo es uno de los lugares históricos más grandes de Europa, conservado además de forma casi intacta. Cada año más de 300.000 visitantes procedentes de todo el mundo suben la famosa Colina del León para admirar las vastas tierras donde las tropas se enfrentaron arduamente.