Toño Rey, coleccionista: “Mientras tú te diviertas, que nadie te diga cómo tiene que ser tu colección”

0
885
Antonio Rey

Antonio Rey, Toño, 48 años, es en la actualidad es el poseedor de la primera colección de Europa y la segunda más grande del mundo. Su colección se centra únicamente en botellas de cervezas. Ingeniero de profesión, estuvo trabajando durante más de 25 años en una multinacional, lo que le permitió viajar por todo el mundo y conocer mucha gente amante de la cerveza. A lo largo de este tiempo ha ido recopilando un gran número de botellas que forman parte de esta increíble colección. Como hemos comentado, tenemos la suerte y el privilegio de contar en nuestro país de la segunda colección más numerosa del mundo y hoy tenemos la suerte de conocerle un poquito más.

El santuario de la cerveza: ¿Cuándo empezaste a coleccionar cervezas?

 En noviembre de 1996. Estaba viviendo todavía con mis padres y empezaban a aparecer las primeras cervezas de exportación al Pryca. Allí me presenté y me compré unas cuantas. Todas las noches me tomaba una para cenar. Y un día me tomé una blanca, de Brujas, me acuerdo, y no sé por qué, me dí cuenta que estaba caducada. Me había costado 120 pesetas y me pillé un cabreo monumental. Tiré la cerveza, me quedé con el envase e hice una lista con las fechas de caducidad de las cervezas que había comprado. La botella era bonita así que la dejé en la estantería. Y así se convirtió en la primera botella de la colección. Porque estaba caducada, no porque decidiera hacer una colección. Todo empezó por casualidad.

Exactamente, ¿qué es lo que coleccionas?

Empecé coleccionando de todo y yo que soy muy de refranes, me dije “el que mucho abarca, poco aprieta”, y decidí dedicarme solamente a botellas. Y solo botellas de vidrio, de metal o de cerámica. Cada uno se pone sus límites y cada uno colecciona lo que quiere.

¿Recuerdas la primera vez que probaste la cerveza?

No, pero de las primeras veces a lo mejor. Recuerdo ir con mi padre al bar, y probar algunas. Me acuerdo del Águila negra. Yo soy de Avilés y recuerdo alguna de esa zona.

Todo empezó por casualidad.

¿Cómo consigues la mayoría de las botellas?

La mayoría me las regalan los amigos que he ido dejando por todo el mundo. Hago mucho intercambio. Yo les llevo cervezas artesanas españolas y ellos me consiguen cervezas de sus países. Ha crecido mucho el mercado artesanal en España. Tengo más de 2 mil botellas ya sólo de España. Esto era impensable hace unos años.

¿De que país tienes más botellas?

El primer país es Alemania, el segundo es Dinamarca, después están España, Suiza y Bélgica.  Estos son los cinco primeros; luego aparecen EEUU, Reino Unido, Suecia, etc….

¿Cuál es la botella más rara de la colección?

Uffff….un amigo de Frankfurt heredó la casa de sus padres y se puso a arreglar el jardín. Encontró cajas de cervezas de 1929, de antes de la Guerra Mundial. Había un montón de cervezas. Había de dos tipos, las limpió y me las regaló. Estas son las más raras.

¿Has pensado en montar un museo?

Sí, está pensado, con muchas ideas, pero la realidad es que de momento están en cajas esperando a encontrar algún sitio.

¿La botella a la que tienes más cariño?

La que más no lo sé, pero sí que hay algunas que te traen recuerdos bonitos. La primera gran tienda de cervezas que visité fue en Amsterdam, detrás del Palacio Real. Allí compré muchas, les dije que era coleccionista, y me sacaron una botella de 75 cl, grabada, con una especie de cómic, una edición especial hecha exclusivamente para la tienda. Es de las pocas que tengo llenas, porque el resto están vacías. Tengo otras de la Isla de Pascua, en Chile. Hay allí cerveceras y recuerdo el paisaje y son recuerdos que te hacen sentir cosas.

Me comentas que la mayoría de las botellas están vacías…así que deduzco que además de coleccionista, te gusta la cerveza.

Salvo excepciones sí. Yo siempre digo que las botellas se consiguen llenas y se coleccionan vacías.

Toño Rey. Coleccionista de cervezas
Toño Rey

¿Tiene más valor una colección de botellas llenas?

Esto es la teoría de masas. A lo mejor una botella no vale nada. Pero, ¿esta y 20 mil diferentes cuanto valen? Bueno, a lo mejor ahí sí que hay un valor. Si tienes 10 mil botellas llenas, en mi opinión, valen menos que 11 mil vacías. Puedes decir que están llenas, que son antiguas, pero son menos. Lo que cuenta es el número. De hecho, el Guiness de los Récords contabiliza el número de botellas, independientemente si están llenas o vacías. La mayor es la de Ron Werner, en EEUU, y tiene 37 mil botellas. Les da igual el color, el tamaño, si están llenas o vacías. El número es lo que le da valor. En las clasificaciones mundiales está todo muy claro. Lo que prima es el número de botellas.

¿La más cara de tu colección?

No sabría decir. Las tengo muy caras pero estas me las han regalado. Yo no pago mucho por una botella.

¿Y la más singular que tienes, alguna edición limitada?

Tengo botellas por las que me pagarían mucho. Y me han ofrecido mucho. Pero da igual, yo no las vendo. Una vez, Carlsberg, estando yo en Dinamarca, sacó una edición especial de botellas en caja de madera que no vendían. Eran para subastarlas y el dinero que sacaban era para la beneficiencia. Tú pagabas, te llevabas las cervezas y era el valor que tenía. Esas botellas no valían lo que costaban. Era el hecho de la donación. Cada botella costaba alrededor de 400 0 500 euros. Son ediciones muy limitadas que ya no se pueden conseguir. En el último viaje me he traído una cerveza de Korea del Norte. No conozco a nadie que tenga una cerveza de Korea del Norte. Es muy complicado tener cervezas de ese país.

Creo que hay mucha burbuja y se exceden en los precios.

Ahora que hablas de países, ¿alguno que se te resista?

Bastantes. Tengo cervezas de 123 países. Algunos se me resisten y hay otros que no tienen. Por ejemplo, yo estuve una vez en Irán de vacaciones antes de las guerras y no había cervezas con alcohol.

La botella que más te ha costado conseguir.

No sabría porque yo no busco nada en especial. Las cojo todas. Me da igual porque las que no están en la base de datos, me valen.

¿Y la que te gustaría tener?

Ninguna en especial. Pero lo que si que te digo es que recuerdo una vez que puede coger unas y no lo hice y me arrepiento. Hace ya unos cuantos años, Jack Daniels produjeron unas cervezas. Ese verano visité la fábrica pero está en un condado seco, es decir allí no se puede beber. Te dan un mapa con los condados cercanos donde poder comprar sus bebidas. Vi las cervezas de Jack Daniels, estaba de visita y por no liarme no las cogí. No les fue bien y dejaron de producirlas.  Y me acuerdo de haberlas tenido en la mano y no llevarmélas. Y no he sido capaz de conseguirlas. Eso sí que ha dolido. Y ahora valen una pasta.

¿Perteneces a alguna asociación?

A CELCE. No suelo ir a ninguna convención pero por contactos con otros coleccionistas.

¿Es caro este tipo de coleccionismo?

Te gastas unos euros. Disfrutas pero es caro. Lo que pasa es que aprovecho los viajes de vacaciones y me traigo 50 botellas. Con la burbuja que hay en España, hay muchas cervezas y con unos precios infames. Y muchas veces, la calidad deja mucho que desear. De hecho hay cerveceras que han desaparecido. Y al final quedarán las buenas.

¿Se corre el riesgo de que se sature el mercado?

Es una opinión personal, pero corremos el riesgo de asquear a la gente. Hay cervezas muy buenas, pero alguien va a un festival de cerveza artesana, prueba alguna y te dice que esa cerveza no sabe bien. Y te dicen, no, es que la cerveza artesana sabe así. Y muchas veces es que la cerveza está contaminada. Creo que hay mucha burbuja y se exceden en los precios. Yo, cuando voy a una tienda, intento no comprar una cerveza por más de 3 euros. Y me da igual no tener la botella.

¿Tenemos que envidiar algo a países como Alemania, Dinamarca o República Checa por decir algunos?

En experiencia, en calidad y producción sí. Pero no es malo. Ellos tienen que envidiarnos en el vino o en la sidra. Es cuestión de lo que se ha ido evolucionando en los años. Ellos saben hacer cerveza mejor que nosotros y nosotros sabemos hacer vino mejor que ellos. Ahora mismo en España hay demasiadas cerveceras aunque suene raro decirlo. Y tiene que consolidarse y la calidad tiene que ser mejor, en mi opinión. Es verdad, que hay algunas que ya están haciendo cosas majas.

Yo, jamás, he tenido como objetivo tener la mayor colección de España, Europa o del mundo.

Toño Rey. Coleccionista de cervezasLa mejor y peor cerveza que hayas tomado.

Es difícil. Cada momento tiene su cerveza. Te has ido esta mañana a correr y tienes sed, te tomas una Pilsner Urquell fresquita, ligera, sin sabores fuertes, te entra sola y perfecto. Te comes una hamburguesa con patatas, te pides una blanca de trigo, más densa, que le de cuerpo. Después de postre como no me gustan los dulces, pues te pides una stout que es como tomarte un café o un chocolate. ¿Cual es la mejor? Pues depende del momento.

¿Sigue aumentando la colección?

El otro día estuve hablando con el coleccionista numero 3 del mundo y me decía, mira, es que tengo tantas, que no lo puedo dejar. Y es que yo pienso lo mismo. ¿cómo lo vas a dejar? Y él me decía que si volviera 20 años atrás no empezaría. Pero es que ahora no se puede dejar. A veces te da pereza, cuando consigues mil botellas nuevas, hay que clasificarlas, pero al final lo haces. Pero pienso lo mismo, si volviera a 1996 no empezaría.

¿Que valor puede tener tu colección?

Depende. Es muy complicado saberlo. Para alguien que no esté interesado en este mundo, cero. Pero alguien que vaya a montar una cervecería y como atractivo, dice, libro Guiness de los Récords, aquí está la mayor colección de Europa. A mi me han ofrecido en alguna cervecería para decoración pero el problema es que se necesita mucho espacio. 300 metros cuadrados….yo no conozco ninguna cervecería de 300 metros cuadrados. Esto es un verdadero coloso. Para mi, ahora, es una locura desprenderme después de tantos años, de la colección por unos miles de euros.

¿Te resulta complicado adquirir nuevas botellas?

No, no. Me acuerdo cuando vivía en Dinamarca, solamente allí sacan al año 900 nuevas. Sólo en Dinamarca. Alemania, Reino Unido, son equivalentes. Al año, en el mundo pueden salir entre 15 y 20 mil cervezas nuevas. No hay ninguna dificultad. Es cuestión de dinero, tiempo y espacio. Porque hay muchas webs y yo te aseguro, que en dos semanas, partiendo de cero, tienes 5 mil botellas. Sin ningún problema. Es dinero y sitio donde ponerlo.

¿Qué le recomendarías a todos aquellos que quisieran empezar a coleccionar cervezas?

Muy fácil. Que coleccionen lo que quieran, que no hagan caso de estereotipos, y que disfruten con la colección que quieran hacer. Da igual que sean botes, botellas, posavasos o abridores. Que no hagan caso de nada y que coleccionen lo que más le guste. No es cuestión de ser la mayor del mundo. Yo, jamás, he tenido como objetivo tener la mayor colección de España, Europa o del mundo. Lo que pasa es que te bebes una cerveza con los amigos, te vas de viaje y te traes unas cuantas más, te diviertes y resulta que además quedan bonitas y acabas siendo la mayor de España o la mayor de Europa. Lo que hay que hacer es divertirse. En el momento que no te diviertas, malo. Para todos aquellos que quieran empezar, yo les digo lo mismo, mientras que tú te diviertas, que nadie venga a decirte cómo tiene que ser tu colección.