Cerveza y salud

0
205
Cerveza y salud

El Centro de Información Cerveza y Salud (CICS) es una entidad de carácter científico, que promueve la investigación sobre las propiedades nutricionales del consumo moderado de cerveza y su relación con la salud, en colaboración con diferentes universidades y centros de investigación.

Existen muchos estudios científicos sobre los posibles efectos beneficiosos del consumo moderado de cerveza en la salud cardiovascular, por su contenido en antioxidantes naturales, entre los que destacan los polifenoles. El lúpulo podría incluso evitar la oxidación de las células.

También se ha comprobado científicamente que tras un consumo moderado de cerveza, el colesterol denominado bueno (colesterol HDL) podría experimentar un aumento en sangre lo que contribuiría a la reducción del riesgo cardiovascular protegiéndonos frente a este tipo de enfermedades. De lo que podemos deducir que el consumo moderado de cerveza podría protegernos frente al infarto.

La cerveza contiene varios ingredientes relacionados con el bienestar óseo, como el silicio, que mejora la densidad de los huesos, o los fitoestrógenos, que están asociados a la mejora de los síntomas de la menopausia y la prevención de la osteoporosis pudiendo reducir así el riesgo de fracturas.

Mientras que el consumo excesivo de alcohol deprime el sistema inmune, diversos estudios confirman que la cerveza, consumida de forma moderada por adultos sanos, podría mejorar la respuesta inmune contra los agentes responsables del desarrollo de enfermedades infecciosas.

Otro estudio determina que el consumo moderado de cerveza podría disminuir uno de los factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer por su contenido en silicio, ya que este elemento podría protegernos frente al aluminio, un metal potencialmente neurotóxico asociado a la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades degenerativas importantes.De hecho, la cerveza es una de las principales fuentes de aporte de silicio a nuestra dieta, junto con el café, el agua, los plátanos, las judías verdes y las espinacas, entre otros alimentos. En concreto, la cerveza contiene aproximadamente 36 mg/l de silicio biodisponible.

Hay otros estudios que en los últimos años se han publicado que constatan el poder antioxidante del consumo responsable de cerveza; ésta podría proteger al organismo de la oxidación y el envejecimiento de las células, por lo que podría prevenir o retrasar enfermedades degenerativas. Y es que la cerveza cuenta con más de 2.000 compuestos, entre ellos el ácido fólico, vitaminas del grupo B (B1, B2y B12) y polifenoles, que son un grupo de antioxidantes naturales.

www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2012/07/Dossier_Centro_Informacion_Cerveza_Salud.pdf