Fernando Relaño, dueño de la cervecería El Apóstol: “Nunca vendo algo que no me gusta”

0
874
Fernado Relaño Cervecería El Apostol
Fernando al mando de El Apostol

Para empezar, ¿cuántos años con el bar?

Con el bar llevamos ocho años, los hacemos en diciembre, en diciembre hacemos ocho años y, con la cerveza, siete. Empezamos poquito a poco por las dificultades que a los pequeños suele entrañarles la adquisición de cervezas buenas porque te obligan a comprar una caja, y la caja es de doce o de veinticuatro… y no te hacen precio; con lo cual tienes que retrotraerlo del margen… pero bueno, poco a poco; por lo menos nosotros, estamos en torno a  85-90 cervezas al día aproximadamente, internacionales todas.

¿Cómo te surge la idea de abrir una cervecería? ¿eres amante de la cerveza o solamente es porque montas un negocio….?

Bueno, la verdad es que la cerveza…no surgió así, voy a montar una cervecería. Surgió tener el bar y, a partir del bar, los clientes te van diciendo, tienes que saber escuchar. Los clientes te van diciendo lo que quieren, traes un par de cervezas, ves que se venden. Traes otras, ves que se venden. Te empiezan a preguntar si conoces una, si conoces otra… y dices, pues la gente no sé si entender, entenderá, pero beber, bebe. Entonces a partir de ahí ya… y sí, te das cuenta de que la cerveza es un mundo muy muy grande al igual que el vino. Pero yo creo, sinceramente, que la diferencia está en que, mientras que el vino lo bebe mucha gente y ahora cada vez más se está bebiendo también, hay muy poca gente que entienda de vino, sigue habiendo muy poquita gente que entienda de vino. No sé por qué, quizá sea más difícil acceder a conocimientos del vino. No lo sé. Pero sí hay mucha más gente que entienda de cerveza de los consumidores de cerveza, que entiendan de vino entre los consumidores de vino. Yo me he encontrado auténticos fenómenos que saben de cerveza, que saben un rato de cerveza. Y muchos aspirantes a fabricantes de cerveza que la propia pasión de la cerveza les obliga a aprender más y más y más y tienes que callarte y escucharles, es que es así. Hay mucha gente que sabe.

Hay mucho mercado para las cervezas buenas, las malas no tienen mercado

En este tipo de establecimientos, ¿se interactúa con el consumidor              diferenciándote de bares normales?

Sí, sí, nuestras neveras están abiertas a todo el que quiera. A mí cuando me piden una cerveza, me piden carta, yo tengo carta de cervezas como has podido observar, pero yo creo que a la gente lo que le gusta (lo que nos gusta) cuando vamos a comprar, lo que nos gusta es tocar y mis neveras están abiertas, cogen la cerveza que quieren y dicen ‘oye, puedes echarme al vaso´ , le pongo la cerveza, le pongo su tapita correspondiente y lo que sí pregunto es qué tipo de cerveza suelen consumir porque, en base a eso, ya sabes el paladar que tiene la gente. Te vas aprendiendo el paladar de la gente que suele ser habitual o que suelen repetir. La gente se sorprende que recuerdes sus gustos pero la verdad es que te los aprendes sin querer porque, en la mayor parte de las ocasiones, con los consumidores de este tipo de cervezas, entablas conversación, entonces siempre recuerdas caras y lo cierto es que, una vez que vas afinando el paladar, vas trayendo determinadas novedades en base a determinados paladares y la gente es muy agradecida en ese sentido. Te agradece que lo recuerdes y, además, que le ofrezcas cosas nuevas a las que ya tenías. Nosotros tenemos una carta en la que creo que hay unas cincuenta y tantas cervezas y tenemos siempre otras treinta, treinta y tantas, cervezas más fuera de carta, que son las que hacemos más variables para que la gente no se nos canse.

¿En base a qué elaboras la carta? ¿son cervezas que a ti te gustan, la gente te la pide, los distribuidores te la imponen de alguna forma….?

Una vez que te has metido en el mundo de la distribución y que los distribuidores te han aceptado, o has dado tú con los distribuidores que se asemejan a tu forma de ser o a tu forma de pensar, yo me dejo llevar por ellos. Porque es muy importante tener distribuidores que no van a venderte sino que van a aconsejarte, la venta viene sola. Pruébame esta cerveza que gusta. Oye pues tengo otras dos…. Oye pues te cambio ésta por ésta, gusta….. Ésta que hemos tenido problemas de importación no la tengo pues me he traído esta alternativa… Si no gusta, la retiras y ya está. Aquí se me ha dado el caso, se me quedó un distribuidor absolutamente sorprendido cuando me dijo te doy… (no me acuerdo la cerveza que era y aunque me acordara no la diría) (risas) bueno te regalo una caja, no sé ni el país, no recuerdo el país pero no me gustaba nada y le digo que no la quiero,que a la gente no le gusta y a mí tampoco. Y él ‘no pero… no es porque salga, es porque puedes hacer ofertas’…y le insistí en que no la quería. Pero ¿cómo no la vas a querer si te la doy? Dásela a otro que la aproveche, yo no voy a hacer ofertas de una cerveza que no me gusta porque no voy a vender la cerveza. No vendo nada que no me guste. No le cogí la caja de cervezas que me regalaba o que me daba, yo que sé, a dos euros la caja porque no voy a sacarla. No voy a engañar yo a la gente con algo que no me gusta. Nunca vendo algo que no me gusta. Yo puedo aceptar algo que mi paladar no esté de acuerdo con ello pero de ahí a saber que no es bueno… (ya sé la cerveza que es. No voy a decir la marca pero voy a decir la característica. Es un tipo de cerveza que llevaba algo de cannabis , algo de esencia de cannabis, siempre dentro de los márgenes establecidos por ley…y aquello sabía a paja…..en cuanto yo la probé sabía. No saqué ni la caja que le compré. Me caducó la tiré y ya está.

Fernando Relaño. Cervecería ApostolDesde mi punto de vista yo estoy engañando, si algo no me gusta, venderlo. Yo hago comidas que no como. No quiere decir que no estén buenas las comidas, quiero decir que mi paladar no lo acepta. Pero algo que es malo o que yo sepa que está malo, no lo saco.

¿Somos todavía un país donde bebemos solo lager o pilsner o también stout, porter, que en Inglaterra y Estados Unidos están consolidadas?

En las otras zonas de Madrid no lo sé. Aquí saco IPAS como si no hubiera un mañana. Saco IPAS para aburrir. Hasta me estoy planteando poner un grifo de IPA. Todas las IPAS salen.

Algo debe tener en el momento que hasta Ámbar y otras grandes empiezan a sacar IPAS…

Todos sabemos que las grandes marcas de cerveza en España son Mahou, Estrella Galicia, Estrella Damm y para de contar. Yo creo que se han dado cuenta de que llegan tarde al reparto, como se dice.  Tienen dos opciones; o crear su propia cerveza o comprar cervezas de productores pequeños y ponerle su marca que es lo que está haciendo Mahou, por ejemplo. O lo que está haciendo de una forma mucho más inteligente bajo mi punto de vista Estrella Galicia, que es adquirir la importación a nivel de otras cervezas artesanas.                          Entonces, ¿qué ocurre? Que está sirviendo, con respecto a Mahou, que es una marca que a nadie nos asusta, todos sabemos lo que está realizando, que el adquirir pequeños productores lleva un riesgo y es que no guste.  Y yo creo que no están logrando introducirse como pretendían ellos introducirse a nivel de este tipo de cerveza que no hablamos de otros niveles de cerveza, yo no hablo de otros niveles de cerveza. Pero lo que son las IPAS, stouts y porter…  Estrella Galicia tiene, por ejemplo, una porter que no se vende. La 1906 negra, ésa no se vende. ¿Por qué? Porque has llegado tarde al reparto. Se ha dado cuenta, ha dado un pasito para atrás y ha comprado eso.

Por eso te lo preguntaba, porque hay un mercado grande….

Hay un mercado de la leche para las buenas, las malas no tienen mercado. Luego ocurre una cosa, cuando tú estás trabajando con productores pequeños los costes de producción crecen, al tener costes de producción más altos, casi equiparas tu precio al de la importación y la gente no te paga cinco euros por una cerveza nacional. Sin embargo, sí te paga 8 euros por una inglesa. Eso es así. Yo vendo inglesas como si no hubiera un mañana. Son las más caras. Las inglesas que yo tengo en venta son entre 7’5 y 8’5. La gente no titubea. Sin embargo, tú le pides cinco euros por una cántabra o cinco euros por una valenciana ….. de qué estás hablando macho……

¿Ésa es la razón por la que no tienes de ese tipo?

No. La razón por la que no tengo es porque yo no creo.

El maridaje es fundamental y, sin embargo, no lo apreciamos.

Porque no tienes ninguna artesana española….

Yo, hace dos o tres años, me planteé traer una artesana de cada una de las Comunidades Autónomas pero es que no tienen fuelle. Es que estamos a años luz ¿cuánto tiempo lleva la IPA en Inglaterra? ¿qué pretendemos? ¿Acortar los pasos en cinco años, o seis? Eso es igual que si nuestra democracia quisiera comprarles la democracia a los americanos. Es que no puedes.

Pero ¿sigues planteándotelo?

No. Es que, además, lo que me ha venido no es bueno. Me lo han ofrecido muchas veces. Dentro de mis limitaciones y del barrio en el que estamos, el bar es un buen escaparate pero…, si tú quieres introducirte, tienes que empezar por abaratar costes, no ya en la distribución sino costes en la producción y no puedes abaratar costes en la producción si tienes una producción pequeña. Tienes que verlo por ahí. Dicen ‘no, te la vendo a dos y tú la vendes a tres’ pero ¿por qué la voy a vender yo a tres? ¿por qué no me la das a uno y la vendo a tres? ‘es que pierdo dinero’ ¿y qué quieres, que lo pierda yo? Claro, la exposición la pongo yo, el esfuerzo humano lo pongo yo y el que gana dinero eres tú. Así no jugamos. Por ese motivo no tengo. No estoy aquí para perder dinero. Yo tengo unos márgenes, igual que los tienes tú y yo tengo aquí cuatro personas que hasta cobran y todo, todos los meses. Tienen esa mala costumbre. Ése es el tema, y tengo que pagar un alquiler y tengo que pagar 800 y pico euros de luz todos los meses…la gente no lo entiende. Los distribuidores no…. pero qué le voy a hacer.

A lo largo de los años, desde que has empezado ¿cómo has ido viendo la evolución tanto de la gente que entra como del tipo de cerveza?

Es que, dentro de las cervezas internacionales, lo que yo he visto aquí, yo no hablo a nivel general porque no puedo hablar más que de mi pequeño zulo, lo que veo es que la gente de cervezas especiales acostumbra, en un porcentaje elevadísimo, a solo beber cervezas especiales. Dependiendo de la hora del día, bebe un tipo de cerveza u otro. Entonces, cuando me has preguntado tú por lo de la lager y esas historias es que, si tú estás cañeando a mediodía y te gusta una cerveza especial, tú tiras de Urquell, que es la que tengo yo de tiro….o similares. Te estoy hablando de ese nivel y otra lager pero vamos, tiras de eso. No puedes tirar de cervezas de 8 grados cañeando porque te vas borracho a casa y te has tomado dos cervezas. ¿Qué ocurre? Que, conforme va avanzando la tarde, el paladar va cambiando de cerveza. Igual que tú puedes estar todo el día bebiendo el mismo vino, es muy complicado que tú puedas seguir todo el día bebiendo la misma cerveza. Lo que sí nosotros hemos notado es que sacamos muchas menos copas por la noche y hemos aumentado el número de cervezas que sacamos en sustitución de una copa y eso es muy bueno porque además es más sano. (risas). Entonces, la gente esta aprendiendo a disfrutar las cervezas, y eso es importante.

Sí, que es como un sustitutivo de una copa…

Claro. Yo, al principio, veía aquí que la gente se iba muy pesadita porque se tomaba la cerveza como si fuera una Mahou, una Estrella o cualquier cerveza normal. Tío es que son 8 grados. Tengo ahí la Chouffe que es, como te he comentado, la de barril, que son 8 grados y el problema es que está muy buena.

Y que entra muy bien…

Y que entra muy bien. No sabemos cómo sale pero entrar, entra de miedo. Entonces, claro, la gente pim pam, como entra de primeras con mucha sed…. Y yo les aconsejo no tomarla. O les doy un vaso de agua antes porque, si no, se me mueren en el camino. Esas cosas son las que la gente agradece. Que la gente vea que no estás ahí sólo para venderles…

Sí. Porque yo te hablaba al principio de que éste no es un tipo de bar de barrio en el que yo me tomo una Mahou y no hablo con el camarero casi. Aquí se interactúa mucho con la otra parte. Decir “oye, ¿qué me recomiendas?”

Claro. Y cuando hablamos de beber y comer ya es otra cosa. A lo mejor yo no intento que entren de primeras con una cerveza….. Primero que se calmen la sed, con lo que quieran menos con una cerveza, con la cerveza con la que van a comer. Porque hay gente que (yo mismamente) cuando yo como un pote o como una carne roja, me gusta una cerveza fuerte. Me he tomado una Gulden Draak con una fabada y me ha sentado de muerte, además es que marida muy bien (risas). Son esas cosas que la gente, insisto, agradece muchísimo.

Cervecería El Apostol. Barrio del Pilar zona norte Madrid

¿Qué tipo de gente viene al local? ¿Jóvenes, parejas,  matrimonios…?

Es un local un poco atípico a pesar de ser de barrio porque entra todo el mundo y nadie se siente extraño. Vienen desde chavales de 25 años a celebrar un cumpleaños y a cenar tranquilamente o a hacer cata de cerveza, hasta….yo tengo varios matrimonios que superan los 75 y están entorno a  los 80 y se toman su Chouffe, se tiran ahí tres cuartos de hora hablando, se levantan como unas castañuelas y se van para casa. Además son habituales. Pero es una gente que se deja aconsejar y que no viene a calmarse la sed ni a emborracharse. Eso es muy importante. Otra cosa es que luego, en el fragor de la batalla, se levanten un poquito inquietos pero no es el objetivo. Yo siempre le decía a mi hija “nosotros, cuando éramos jóvenes, algunas veces nos emborrachábamos porque estábamos contentos y bebíamos, y tu generación lo que hace es beber para luego estar contentos, lo hacéis al revés”. Pues esto es más o menos lo mismo. La verdad es que es gente muy variopinta. La mayor parte estamos hablando de entre 30 y 60 años, gente muy estable, muy acomodada a nivel laboral, matrimonios jóvenes con hijos o ya que vienen matrimonios mayores con los hijos y con los nietos. Muchas veces se da el caso en que son los padres los que dicen a los hijos “vente para acá que he conocido un bar que tiene unas cervezas de la leche”. Así que el señor con 60 ó 70 años con el hijo de 20 ó 30 años y es él el que le enseña las cervezas. Eso es muy curioso.

Ahora que hablas del tema del dinero, de gente que es acomodada, ¿qué opinas de la gente que dice que este tipo de cervezas son caras?

Es que son caras. Pero claro, el solomillo también. Son caras, es que es verdad. Pero es que, por ejemplo, yo tengo la Chouffe, tengo la pinta a 7’50, la media pinta la tengo a 4’50. Pero es que en Bélgica está más cara. ¿Por qué? Ni idea. Concretamente lo sé porque la semana pasada vinieron dos chavales que me pidieron Chouffe que vieron el grifo. “Es que la hemos estado tomando en Bélgica” y ¿cuánto os costaba? “Pues creo que estaba entre cuatro y cinco euros la de 20 centilitros y entre 6 y 7 euros la media pinta.

Pero es que son cervezas caras….el solomillo también, el pixín también ….¿una cerveza puede costar ocho euros? ..Y más. Que un vino puede costar 200 euros…. Sí. Y hay gente que los paga y todo. Y si hablamos del champán ni te cuento. A mí me hicieron una entrevista hace unos años en Telemadrid… ¿cómo es posible que usted pueda cobrar ocho euros por una cerveza? A mí me puede costar cinco, entonces tengo que cobrar ocho…

Partiendo de la base que una copa te puede costar doce…

Sí, pero de eso no se acuerdan. La gente paga doce euros por un Macallan pero por una PROPER JOB… no quiere pagar bueno, no es el caso. Dice que es muy cara a 8 euros o a 7’50 la PROPER JOB que es la primera IPA o por una Timothy Tyler que es la cerveza más lograda de Gran Bretaña, que cuando entra, porque no entra siempre, cuando entra la tenemos. Me venía un inglés desde La Latina aquí a comprármela. Sí es caro.

La exigencia de un local de barrio es mucho mayor porque nosotros tenemos los clientes mucho más limitados

Supongo que la gente que entra aquí no pregunta por el precio…

No. El que te pide una cerveza así sabe lo que pide. El tío que viene aquí (primero que tenemos la carta con la lista de precios y lógicamente no puedes engañar pero siempre hay alguna que no está en lista). La gente no pregunta. En escala, las que tengo en escala, saltando la SAMICHLAUS, que es austríaca, que es la de 14 grados, que ésa es la más cara que he tenido. No, la que he tenido más cara es una americana que no recuerdo el nombre, que ésa no salía y era en tercio. Las más caras, normalmente, siempre son las inglesas, seguidas por las belgas y luego las alemanas. Más o menos ésos son los tres escalones que he detectado a nivel precio.

Actualmente ¿cuántas referencias tienes?

En el invierno estamos hablando de unas 85 aproximadamente. Fijas, unas 60. Las de carta, normalmente, están siempre. En carta tengo unas 55 ó 60. El resto las voy rotando. Además hay una cosa. La gente se las bebe todas. Lógicamente con mayor o menor rotación pero yo tengo que comprar todo periódicamente. Cada mes y medio, como máximo, es la horquilla que tengo de tiempo de agotamiento de cualquier cerveza.

Este tipo de consumidor es muy curioso….

Hay gente que, como no recuerda las marcas porque son nombres extranjeros, hace fotos. Entonces me dice “una como la del otro día ¿te acuerdas? Pues no. Espera”. Te saca la foto “ésta”. Es curioso. Eso no ocurre con el vino. La cerveza es un mundo. No es un boom, es un mundo. Yo te digo, sinceramente, que ha venido para quedarse.

No sé qué margen hay de cerveza artesana e internacional en todo el mercado pero muy bajo respecto a otros países. Así que hay un margen de mejora grande. ¿Aquí falta mucha cultura?.

Igual que sigue faltando cultura del vino y que falta cultura de alimentación. Aquí falta cultura de muchas cosas. Aunque hemos acortado caminos, seguimos con retraso…..yo siempre sacaré a mi hija 29 años. Eso es lo que nos está pasando a nosotros con la cerveza.

¿Alguna cerveza que te gustaría tener en el local y por la razón que sea no la puedes tener?

A mí me gustaría tener la TIMOTHY TYLER. Me gustaría tenerla siempre porque es la cerveza británica más laureada de toda la historia. La puedo tener muy poquito porque no se dejan los ingleses. Como saben lo que son, hacen lo que quieren con la distribución. Y a mí me gustaría, más que una cerveza, a mí me gustaría más accesibilidad a determinadas cervezas. No por el hecho de tenerla sino por la posibilidad de tenerla.

¿Estás muy limitado por el tema de la distribución?

Claro. Ten en cuenta que yo, para tener todas las cervezas que tengo, trabajo con cinco distribuidores. Son demasiados distribuidores. Aquí, cualquier tonto hace paraguas. Va, coge, tiene 10.000 euros en la cuenta. Compra 10.000 euros en cerveza y, como ha comprado 10.000 euros dice “estas tres marcas son el referente”. No saben si son buenas, si son malas, no entienden ….. Me han vendido aquí cervezas que yo le he preguntado al tío y no entendía nada. Pero nada es nada. Me dice, “no me preguntes que no entiendo, yo sé que son buenas”. A su favor diré que no me engañó y luego ha resultado bien porque llevo tres años.

Es cierto que hay países que tienen buenas cervezas. Yo me llevé una sorpresa muy positiva con las finlandesas y las estonas. Las cervezas finlandesas son unos cervezones. Las cervezas estonas también son unos cervezones y me he llevado muchos disgustos con las americanas. Los americanos no tienen término medio. O son muy buenas o son muy malas. ¿Qué ocurre? Que hay más malas que buenas. Entonces te equivocas más.  ¿Sabes el problema de esto? Yo conozco al que traía la cerveza. Era un tío que estaba podrido de dinero. Tenía varias cosas, en un viaje a Finlandia le ofrecieron hacer esto y dijo “Ah, pues vale”. Buscó un par de distribuidores y empezaron a venderla. Ahora, de doce o catorce que tenían en el porfolio, tienen tres. Y le da igual. Yo tenía otras cervezas que eran buenísimas y que ya no puedo tener. Y que ya no hay porque no han cogido una alternativa.

¿Realizáis regularmente catas o algún otro tipo de evento?

No. Realizamos algunos eventos como fue el de hace dos meses o el mes pasado. Maridaje de URQUELL con determinadas tapas, con determinadas cosas de alimentación pero no suelo hacer catas. Primero porque yo creo (vamos, estoy seguro) que no tengo nivel suficiente para enseñar y creo que debemos ser conscientes de nuestras limitaciones. Y luego porque creo que el que me ha venido a ofrecerse a hacer las catas, tampoco tenía el nivel suficiente. Igual que te he dicho antes que hay mucha gente que sabe de cervezas, yo creo que el poder realizar una cata para explicar a la gente los aromas, los nosequé, los nosecuántos, la oxigenación hay que estar un par de peldaños por encima. Al igual que te he dicho antes que hay más gente que entiende de cerveza que de vino, también es cierto que hay más expertos de vino que de cerveza. Aunque parezca una contradicción. A mí, hacer una cata con un experto en vino no me cuesta, porque conozco a cinco o seis….

La gente está empezando a disfrutar la cerveza y eso es muy importante.

Me has hablado de maridaje ¿Qué importancia le das tú al maridaje?

Mucha. El problema es que en España todavía no somos capaces. Yo pruebo con mi mujer…… “prueba esta comida, ahora pruébalo con esto” pues sabe mejor…. Claro, lo potencia. Pero esto no lo puedo hacer con los clientes. Lo tengo que hacer en determinados momentos y es muy triste pero es así. Tanto la comida como la bebida, si están bien acompañados, están mejor.

Yo estoy en cocina así que sé un poquito más de lo habitual con respecto a eso. El maridaje es fundamental y, sin embargo, no lo apreciamos. Es igual que el mito de que el pescado tiene que ir con vino blanco…. O no ….

¿Qué piensas cuando en restaurantes hay una carta de vinos y de cervezas no hay?

Eso tiene una explicación muy lógica. Viene como consecuencia de tu última pregunta. No se da importancia al maridaje. Un restaurante ¿a qué le da importancia? A vender comida….y a vender vino. Pero parece que si te gastas en una botella de vino 60 euros, sabes más que si gastas en una de 15. Pues a lo mejor no es así, a lo mejor te están clavando 60 euros cuando no deberían. Eso viene también por el consumismo, por hacer más caja….. sobre todo en restaurantes así…….porque en sitios pequeños, como el mío, de barrio, tú no puedes engañar. Porque engañas una vez. La exigencia en un barrio es muchísimo mayor, aunque parezca lo contrario, que la que te exige un local en la Puerta del Sol. ¿Por qué? Porque nosotros tenemos los clientes mucho más limitados que los de la Puerta del Sol. A los de la Puerta del Sol les da igual que un guiri, o que yo mismo, no vuelva. Si hay otros tres mil en la puerta. Entonces depende de muchas cosas. Es mucho más complicado.

Yo, sinceramente, creo que la sociedad hemos cambiado en cuanto a consumo de restauración en estos días. Yo creo que ahora salimos menos pero pedimos más. Y no nos importa pagar más pero que me traten bien, que me atiendan bien y me den buen producto. Hace 20 años abrías una cuadra con una barra y un grifo de cerveza y se te llenaba…y dabas patatas fritas. Ahora esas cosas ya no valen afortunadamente.

¿La gente pide mas cerveza de barril, de botella o indistintamente?

Siempre se tira más barril…. Lo que pasa es que yo no tengo cerveza nacional de barril. Yo, de cerveza nacional, sólo tengo una que es Estrella Galicia y 1906. Ahí quizá no pueda serte referente con respecto al consumo. Yo sí sé que la URQUELL, la que tengo yo, la de tiro, no está más cara que una MAHOU en precio, en doble, en pinta o en caña… Ten en cuenta que yo la caña de la URQUELL la tengo a dos euros, el doble a 2,70 y la pinta no recuerdo……… A mí se me dio una cosa muy curiosa hace dos o tres años. Vienen unos clientes, viene el camarero de terraza asustado “ha dicho el cliente que no me paga la pinta de cerveza porque 4’50 (que cobro en terraza) dice que es mucho y dice que el otro día pagó ahí arriba 3’80”. Le digo que no se preocupe. Voy “¿Qué ocurre señor? Es que no hay derecho que tú me cobres 4’50 por una jarra de cerveza cuando me tomé una jarra ahí y me cobraron 3’80 ó 3’60”. Le dije “Está usted equivocado” ¿Cómo voy a estar equivocado?¿sabré yo lo que pagué? Sí señor, lo que no sabe es lo que bebe. Usted se tomó ahí una cerveza que vale 3’80. Esta cerveza vale 4’50. Es distinta cerveza. No me puede comparar una MAHOU con una ESTRELLA GALICIA y no me puede comparar una cerveza internacional con una MAHOU, se ponga como se ponga. Ah, pues tiene razón….”.

¿Botellas de 75 centilitros tienes?

No trabajo.

Te lo pregunto por una inquietud personal. A mí sí me gusta, cuando voy a cenar, en vez de pedir cuatro cervezas, compartir… ¿eso se podrá solucionar?

Sí. Lo hay. De hecho, por ejemplo, la SAMICHLAUS, que me costó seis meses encontrarla para que me la distribuyeran en tercio, me la daban enseguida en 75 cl. o en 70. Pero yo creo que si tú das en una mesa de cuatro o cinco chavales una botella de 70, prueban menos cerveza. Si tú pones cuatro cervezas distintas, los cuatro van a probar las cuatro y a la segunda van a tomar la  que más les ha gustado antes. Si tú pones una de 70 sólo van a tomar una. Luego te pedirán, a lo mejor, otra, de 70 también, de otra marca, para probar o la misma, con lo cual, yo lo que quiero es que la gente pruebe muchas cervezas. Igual que me dicen, no sé cuál probar, tienes cuatro grifos. No importa, te doy un chupito de los cuatro. Y a la segunda copa me va a decir “y cómo se llama”….y se le va a olvidar (risas).

La última, ¿de dónde surge el nombre de la cervecería?

De la calle. De la calle Santiago Apóstol. Buscamos un nombre neutro. Hablamos de hace ocho años, en plena crisis, estamos hablando del tema del yihadismo hacía poco. Pensamos en pares y nones, black and white (no queremos que nadie se sienta mal….) a lo mejor fue una gilipollez de mi mujer y mía pero yo siempre he aspirado a tener cocina del Norte y el nombre, el de la calle. No hay segunda intención ni nada más profundo.