Nando González, vicepresidente de AMTEC: «En la asociación está prohibido prohibir»

0
1130
Fernando González AMTEC

Nando González es un ibicenco que ya hace unos años se afincó en Collado Villalba, una localidad madrileña cercana a la Sierra de Guadarrama. Aquí creó La Hermandad, Los Beer Brothers, un club donde se vive con auténtica pasión el mundo de la cerveza. Además, es vicepresidente de AMTEC y uno de los hombres que más conoce el panorama cervecero en nuestro país. Nosotros hemos tenido la suerte y el placer de pasar un rato hablando de lo que más nos gusta, la cerveza.

El santuario de la cerveza: Para los que no hayan oído hablar de AMTEC, explícanos realmente a qué responden esas siglas.

Nando González: AMTEC, como sus siglas indican, significa Asociación Madrileña de Tiendas Especializadas en Cerveza. La creamos hace 2 años Javier, de La Tienda de la Cerveza, y yo. Empezamos a hablar con las diferentes tiendas, hasta un total de 16 que son las que forman parte de la Asociación en la actualidad.

«La misma palabra CERVEZA, la gente no sabe de dónde proviene. Y cuando lo explicamos, nos dicen: ¡Qué curioso!«

SC: ¿Cómo surge la idea de crear esta Asociación?

NG: Hablé con Javier de la necesidad de intentar hacer algo a nivel legislativo. Tener fuerza de cara a la Cámara de Comercio, de cara a posibles licencias y tener, sobre todo, una identidad jurídica porque entonces no existía nada parecido. Porque no sabemos si somos bar o si somos tienda. Había que darle una identidad jurídica y creímos necesario tener una Asociación para hacer fuerza.

SC: ¿Qué objetivos os marcasteis en un principio?

NG: Primero, tener una identidad jurídica como te he comentado. Pero, sobre todo, intentar hacer fuerza a la hora de comprar; para fábricas, para distribuidores y demás. Que una tienda compre medio palé no es lo mismo que toda la Asociación compre 4 palés. Al final, los precios en fábrica son bastante mejores.

SC: ¿Se han cumplido las expectativas que teníais?

NG: No del todo, porque hemos sufrido; primero, el conocernos. Es difícil porque somos dieciséis tiendas, cada una con su idiosincrasia. Y, sobre todo, hemos tenido problemas a nivel de Ayuntamiento porque no hay nada tipificado ni legislado con las tiendas. Estamos ayudando a la concejala que se encarga de ello. Cada vez nos llevamos mejor y cada vez se van consiguiendo más cosas. Dentro de poco, tendremos una plataforma logística y una nave para hacer una central de compras. Y estamos intentando sacar un sello identificativo de las tiendas para que seamos únicos distribuidores de ciertas referencias y de ciertas marcas de cerveza.

SC: ¿Algún requisito para formar parte de AMTEC?

NG: No. Únicamente, Prohibido prohibir.

SC: Dieciséis tiendas forman la Asociación, ¿Alguna baja o alguna incorporación nueva?

NG: Dos tiendas han cerrado: Heneket que cerró en junio y Espuma.

beer brothers tienda de cervezas
Interior de los Beer Brothers.

SC: ¿Realizáis eventos, reuniones…?

NG: Sí. A nivel local estamos haciendo ya muchas catas privadas y también, desde la asociación, catas especiales para empresas. Y hemos conseguido meter la cabeza en muchos sitios. Ayudamos y colaboramos en el BEERMAD. Nosotros decidimos qué fábricas son las que vienen de fuera de Madrid.

SC: ¿Hay alguna Asociación parecida fuera de Madrid?

NG: Tenemos contacto con una Asociación de Cataluña y están empezando a hacer algo parecido en Valencia. La idea es unificar. Estamos hablando de que el 0,7% de toda la cerveza de este país es craft. El resto es industrial.

SC: ¿Hay mucho margen de mejora?

NL: Muchísimo. Sobre todo porque es un país en el que estamos empezando y porque estamos subiendo muchísimo. Ahora mismo somos séptimos en el mundo. Que no es correcto porque los extranjeros se beben casi un tercio de lo que consumimos. No somos como en República Checa que son los primeros del mundo y ellos no tienen tanto turismo.

SC: ¿Qué tal estamos de cultura cervecera?

NG: Todavía estamos algo pobres. Nos cuesta entender. Cuando doy las catas o los cursos, me doy cuenta de que todavía falta mucha cultura cervecera. De hecho, aquí, cuando damos las catas, antes de hablar de gustos o sabores, les explicamos la historia de la cerveza. La misma palabra CERVEZA… la gente no sabe de dónde proviene. Y cuando lo explicamos, nos dicen «qué curioso».

La cerveza de la Asociación.

«los empresarios hosteleros empiezan a darse cuenta de que no existe solamente una cerveza«

SC: ¿Cómo ha influido el tema de la pandemia en el mercado?

NG: Mucho. Sólo en AMTEC se ha perdido cerca del 43% de facturación. Justo en su momento álgido, cuando la gente estaba aprendiendo términos como IPA, Stout o Porter, ha llegado este bicho y nos ha jorobado. Sobre todo a bares y restaurantes, a la hostelería en general.

SC: ¿Tenéis pensado ampliar vuestra actuación fuera de Madrid?

NG: Sí. Tenemos la Comunidad de Madrid y ahora queremos abarcar algunas provincias limítrofes porque nos lo están demandando. Tenemos compañeros con tiendas en Guadalajara y Toledo y les gustaría estar con nosotros. Y nuestro lema, como te he comentado antes, es «Prohibido Prohibir». Soy ibicenco y es un lema que llevo a rajatabla.

SC: ¿Qué futuro le auguráis al sector cervecero en estos tiempos tan convulsos?

NG: Complicado. Es un tema complicado, pero vamos a seguir luchando. «To beer or not to beer» como decía Shakespeare.

SC: ¿Hay algo que os haga ser optimistas?

ML: Sí, la prueba de que hay espacio para el optimismo es que las marcas industriales se han puesto nerviosas y empiezan a hacer cosas raras. Nadie se podía imaginar hace 15 años que Mahou quisiera hacer algo en barrica o IPA. Y ahora lo quieren hacer. Nadie se imaginaba hace 10 años que cervezas tan importantes como Estrella Galicia quisiera coger BrewDog Punk IPA. Saben que hay un mercado creciente. Y además hay una cosa curiosa en este país; la demografía cervecera va desde los 18 hasta los 55 años. Mientras que el «otro» alcohol, el ron, el vodka…, a partir de los 42 ó 45 años baja mucho. Y es que los cuerpos no aguantan la resaca igual. Sin embargo, la cerveza, la sidra o el vino se siguen manteniendo.

SC: ¿Qué cambiarías en el panorama cervecero?

NG: Cambiaría a todos los camareros de este país. Porque hemos aprendido a decir Schweppes, hemos aprendido a decir Ribera o Rioja, pero cuando nos dicen dos cañas, seguimos diciendo «las que tenga el grifo». A mí me gustaría que dijeran «qué tipo de cerveza quiere usted tomar».

beer brothers tienda de cervezas
Otra perspectiva del interior del club.

SC: Pero… ¿eso es culpa del camarero?

NG: Es culpa del camarero. Porque se ha desprofesionalizado el tema. Recuerdo de pequeño ver cómo tiraban una caña y decía «olé». Ahora, los camareros son muy rotativos. Tienen un ciclo de trabajo muy pequeño. Y es verdad que los empresarios hosteleros empiezan a darse cuenta de que no existe solamente una cerveza. Y si lo hacen es porque siguen pagando, subvencionando al restaurante y al bar. Allí, yo no puedo llegar con mi cerveza de la Hermandad porque es complicado.

SC: ¿Por qué los restaurantes tienen una gran carta de vinos y, en cambio, de cerveza no hay gran variedad? ¿Llegará algún momento en que los cerveceros podamos elegir una serie de cervezas dependiendo de la comida?

NG: Sí, porque los que estamos entre 40 y 55 años somos los que demandamos más tipos de cerveza. Cierto es que la cerveza es la reina del aperitivo pero ya empezamos a ver por la tarde noche cada vez más gente consumir cerveza o una copa de vino. Tenemos mucho que hacer porque éste es un país donde cada día se hace mejor cerveza, cada vez hay mejores fábricas, tenemos a Arriaca con 800.000 litros al año, tenemos a San Frutos con 762.000 litros el año pasado, tenemos a Dougall’s con un millón… Yo, cuando empecé con esto, fui el primero en decir palabras como IPA, Porter… en mi época solo estaba la Grimbergen o la Voll-Damm, que era la reina, algo diferente… y ahora fíjate…

SC: Tú, como experto y con lo que viajas, ¿no tienes un poco de envidia sana respecto a otros países como Alemania o Bélgica?

NG: Sí, he vivido en Berlín, he estado 6 meses en Bruselas y me da mucha pena. Pero también me da mucha alegría que vamos para arriba, que no paramos. Es un mundo maravilloso e invito a todo el mundo a conocerlo y que tengan la suerte un día de nadar en una piscina de cerveza como he hecho yo. Eso es uno de los mayores placeres de la vida. No sabía si abrir la boca o ahogarme allí (Risas).

SC: ¿Qué objetivos tenéis para un futuro a medio-largo plazo?

NG: A largo plazo queremos ser un distribuidor propio de grandes fábricas de cerveza en la Comunidad de Madrid. También nos marcamos tener una cerveza propia con la firma AMTEC. Y, desde luego, intentamos como en Alemania, en Holanda, o como pasa ya en Inglaterra o Francia, cada tres o cuatro meses hacer Ferias importantes en este país. Porque ahora mismo, por desgracia, hay pocas Ferias. Y, además, no están bien hechas todavía. Para mí, la única que está bien hecha, al margen de Beermad, creo que es Barcelona, que lo hacen muy bien con Mikel Rius al frente. Y poco más; pero bueno…

SC: ¿Estáis presentes como AMTEC en las Ferias?

NG: Sí, estuvimos en Beermad 2019. Tuvimos stand, pusimos allí la tienda porque los organizadores nos dejaron un espacio para las marcas que eran de Madrid.

Fernando González AMTEC
Nando y Carlos durante la charla.

SC: Esperemos que pase pronto todo el tema del virus…

NG: Al bicho lo vamos a ahogar en cerveza; esas ventosas que tiene se las vamos a quitar a base de espuma, espuma y espuma.


Además de ser el vicepresidente de AMTEC, Nando González es el fundador de los Beer Brother, La Hermandad cervecera más original y más numerosa de España. Afincada en la localidad madrileña de Collado Villalba, cuenta con 125 miembros, verdaderos expertos en cerveza, que se reúnen en su sede para pasar horas y horas hablando de su pasión. Tal es el éxito, que hay lista de espera para entrar en este selecto club. Reuniones, catas, viajes cerveceros… cualquier evento es bueno para disfrutar de una buena cerveza en mejor compañía. Pero esto es otra historia que merece la pena ser contada en otro artículo. Y nosotros ya estamos preparando ese reportaje porque La Hermandad lo merece. Larga vida a todos los hermanos cerveceros que hacen que el mundo sea un poco mejor.